Skip to main content

#Klimastreik am 20. September: Zusammen mit Fridays for Future auf die Straße!

¡Ya basta! ¡Protección del clima ya y para todos!

Huelga global por el clima el 29 de noviembre de 2019

El gobierno alemán anunció el "gran éxito" para la protección del clima, pero la gran coalición ha aprobado un paquete climático ineficaz y socialmente injusto.  El calentamiento de la tierra por encima de 1.5 grados no se puede evitar así, eso tiene consecuencias dramáticas: la catástrofe climática destruye nuestros medios de vida y afecta a los más pobres en todo el planeta. 

Compartimos la indignación de los estudiantes de Fridays For Future por el fracaso de la política climática del Gobierno Federal de Alemania:

"Vender esto encima como un éxito es una bofetada a todos los manifestantes que luchan por una protección del clima efectiva. [...] Nuestra sociedad está muy por delante de nuestro gobierno en protección climática [...] ¡Seguiremos en huelga hasta que actueís! " 

Por eso apoyamos el llamamiento a una huelga mundial por el clima el viernes 29 de noviembre. La protesta y las exigencias de los estudiantes son necesarias para detener la crisis climática. Una protección del clima eficaz requiere una transformación eco-social, ¡ahora!     

Unos días antes de que los gobiernos de este mundo se reúnan en Madrid para la Conferencia Mundial sobre el Cambio Climático, nosotros llevamos nuestra protesta a las calles. Una semana después se decide la continuación de la gran Coalición, la protección del clima también juega un papel importante, porque entonces el SPD se reune para realizar un balace intermedio  de los dos años de gobierno.

El Gobierno Federal justifica su fracaso político-climático diciendo que no pueden pretender que la gente acepte políticas de protección del clima. No podemos aceptar excusas baratas para medidas débiles: la protección del clima y la política social no se deben enfrentar entre sí. Esta es la primera vez que se unen activistas climáticos, organizaciones ambientales, de ayuda al desarrollo, sociales y caritativas. Y demostramos que: La protección del clima y la justicia social son indivisibles.  ¡Las personas en el Sur Global y las generaciones futuras deben tener un futuro y un clima justos! Un cambio socioecológico es una gran oportunidad para una sociedad más justa, ¡aquí y en todo el mundo!

Únete: sal a la calle con millones de personas en todo el mundo el 29 de noviembre, ¡en tu ciudad! Juntos protestamos por la protección del clima ahora y para todos, ¡ya basta!

La protección del clima y la justicia social van de la mano.

Por eso exigimos al Gobierno Federal y al Bundestag:

  • Una ley de protección del clima que respete el límite de 1,5 grados de aumento global de la temperatura. Una ley marco es la base para un cambio en la política climática, y para inversiones masivas en infraestructura respetuosa con el clima.
  • La transición energética social. Esto significa salir del carbón, el petróleo y el gas lo más rápido posible hacia una energía 100% renovable que sea compatible con la naturaleza. Deben abolirse los techos para la expansión de las renovables, los ciudadanos deben poder participar en la transición energética. La electricidad debe ser asequible para todos, tanto a través de reformas de las prestaciones sociales, como a través de un marco legislativo que fortalezca la eficiencia y el ahorro energético. 
  • Viviendas respetuosas con el clima para todos. Hay que renovar muchos más edificios, el suministro de calor de los edificios nuevos debe ser 100 por ciento de energías renovables. Los propietarios no pueden usar estas mejoras para maximizar las ganancias a expensas de los inquilinos.
  • Un transporte respetuoso con el clima y asequible. El gobierno federal debe decidir de inmediato la salida del motor de combustión interna y aplicarlo, en línea con el límite de 1.5 grados. Las alternativas favorables al clima como el transporte público inclusivo y, en la medida de lo posible, gratuito, las bicicletas y el tráfico ferroviario deben ampliarse de manera rápida y firme, además viajar en tren tiene que ser mucho más barato que volar. Al mismo tiempo, es necesario fortalecer la infraestructura local: la cercanía de guarderías, escuelas y médicos en todo el país reducen el tráfico y permiten mejor calidad de vida para todos.
  • Un estado de bienestar solidario que no abandone a nadie en la protección del clima. El gobierno federal debe garantizar unas prestaciones mínimas y no discriminatorias, que protejan contra la pobreza y garanticen la participación. Ya sean las prestaciones mínimas para los niños, un mercado laboral social o un copago limitado en la dependencia, para que todos puedan vivir en equilibrio con el clima hay que garantizar las prestaciones sociales.
  • Atraer riqueza y beneficios existentes hacia el cambio ecológico y social. Las inversiones necesarias para la protección climática socialmente justa se pueden financiar, entre otras cosas, mediante la eliminación de subsidios perjudiciales para el medio ambiente, un precio efectivo del CO2, los ingresos del comercio de emisiones de la UE y el desvío de fondos agrícolas de la UE. Aquellos que rinden mucho y consumen muchos recursos deben contribuir más al cambio en un sistema tributario social y ecológicamente justo.